domingo, 19 de junio de 2011

VIVIR EL DUELO

Etapas del duelo:

-Negación - nos negamos a aceptar la evidencia de la pérdida.
-Rabia - A medida que asumimos que la pérdida es real, el sentimiento de impotencia te hace preguntarte POR QUÉ ÉL. Incapaz de manejar las emociones adecuadamente, te rebelas ante lo más próximo. Si no se expresa esa rabia, se puede transformar en dolores de cabeza, migrañas, falta de apetito..
-Negociación - podemos llegar a culpabilizarnos y desarrollar conductas que actúan como rituales, como actos de compensación. Si has sentido rabia e impotencia, buscas modos de canalizarla, hasta que comprendes que nada sirve para que te devuelvan lo que has perdido. Entonces surge propiamente la depresión.
-Aceptación - En esta fase toleramos la pérdida, valoramos el peso del azar y buscamos actitudes positivas que permitan el reajuste para adaptarnos a la ausencia de aquél a quien se perdió. A medida que nos vamos restableciendo de la pérdida, hacemos nuevos planes y sentimos que la vida merece la pena vivirse.


Fuente: Marga Muñiz "Cuando los niños no vienen de París"









Date permiso para estar en duelo, date permiso para estar mal, necesitada, vulnerable. Puedes pensar que es mejor no sentir dolor o evitarlo, con distracciones y ocupaciones. Pero al final el dolor saldrá a la superficie. El momento de dolerte es ahora.
Nada te ayuda, es un dolor tan intenso que te pulveriza.
En ninguna otra situación como en el duelo, el dolor producido es TOTAL:
es un dolor biológico (duele el cuerpo)
es un dolor psicológico (duele la personalidad)
es un dolor social (duele la sociedad y su forma de ser)
es un dolor familiar (nos duele el dolor de otros)
y es un dolor espiritual (nos duele el alma).
En la pérdida de un ser querido duele el pasado, el presente y especialmente el futuro.
Toda la vida duele......

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida Rosa...deja que te duela...mucho...todo...absolutamente...quizás así...podrás ir convirtiendo este intenso dolor en una punzada...en un pellizco...en un golpe...puntuales y más suaves...Cuanto siento este dolor tuyo...y el de toda tu familia...un abrazo tierno para todos...para ir soportando tanto dolor...tan duro...tan grande...
Pilar

Silvia - Desenredando el hilo rojo dijo...

Querida Rosa,
Te recomiendo un libro que trata el duelo de una forma especial. Se llama EL CAMINO DE LAS LÁGRIMAS, de Jorge Bucay. Te lo puedo enviar si me pasas un correo electrónico a desenredandoelhilorojo@gmail.com
Un abrazo fuerte

Anónimo dijo...

Me lo recomendó una amiga y pensé en ti Rosa...ella, como tú, perdió una hija y un embarazo muy avanzados...dos hijos...
Me ha dicho que te ayuda a reflexionar y a mirar las fases de tu momento de duelo...
Pilar

Roberto Pili dijo...

Escribe, te leemos, escribe, escribe palabras de rabia dolor y desahogo... ojalá ese poquito que es saber que tu dolor es leído sirva.
Abrazos de un lector muy afectado...
Roberto

Maria dijo...

Un abrazo

ALICIA dijo...

Rosa, no tengo palabras de consuelo que puedan aliviar un poco vuestro dolor, no las encuentro del tamaño necesario para cerrar un poco vuestra herida, sólo se que Gonzalo tuvo una familia perfecta y que se marchó arropado de todo el amor que supisteis darle...ánimo en estos duros momentos¡¡¡