miércoles, 21 de septiembre de 2011

PENSAMIENTOS DE UNA DESEQUILIBRADA

Desde hace algún tiempo creo que no soy normal. No tengo las preocupaciones que tiene la mayoría de la gente normal, ni me interesa lo que le interesa a la mayoria de la gente normal. No busco lo que busca la mayoría de la gente normal y no vivo por lo que vive la mayoria de la gente normal.

Mi vocabulario no es el mismo y mis conversaciones ya no son las mismas.
Decididamente estoy como una cabra.. y cabra es mi animal en el horóscopo chino.
Y al final siempre acabo hablando de China, de mis hijas, de mi hijo, de los huérfanos, de los discapacitados, de los acogimientos, de los que han venido, de los que están a punto de venir,,y de los que jamás vendrán. Y entre los que jamás vendrán están los y las que ven cómo sus compañeros de cama, cuna o juegos, van encontrando familias,, y ellos quedan. ¿Es que no los quiere nadie?
Y están los otros,, los que de su cuna se van al cielo sin haber conocido el calor de un abrazo maternal o paternal. Qué seria de ellos sin la valiosísima labor de los voluntarios de las ong que trabajan en todo el mundo.
Últimamente vivo con la muerte enfrente. Y a pesar de que es ley de vida, me sigue costando mucho encajarlo. Es muy cruel. La impotencia lo supera todo. Pero hay que seguir. La cuestión,, ¿cómo???
Desde que la maternidad entró en mi vida, YO ya no soy YO. Y por elección propia. Mi cuerpo y mi cabeza han sido capaces de ir buscando y encontrando los recursos necesarios para estar dónde y cuándo era preciso. A veces se falla, pero gracias a esos fallos la alerta sigue latente. Porque inevitablemente, dentro de la maternidad, y desde el mismo instante en que uno se convierte en madre, la alerta se hace presente en nuestras vidas. Somos protectoras y estamos dispuestas a todo por defender a los nuestros.
Y a los que no son nuestros también. Porque cada vez que veo una nueva cara de un huérfano, siento su desprotección. Y el sentimiento de empatía me supera..
Y entonces sigo creyendo que no soy normal.
La gente normal piensa en qué hacer si le toca la loteria: se compraría esto lo otro y lo otro más,, y se iria de viaje aquí, allá, y al otro lado. Que si Armani que si Louis Vuiton, que si Tous…
Yo cuando oigo hablar en informativos y demás de cantidades indecentes de dinero pienso en a cuantos yo podría ayudar a encontrar familia, a sanar, a vivir bajo un techo familiar, a darle educación, con su familia de acogida…
Pienso también en toda esa gente que, a través de fundaciones y demás, dedican su tiempo, conocimientos, esfuerzo,,,a conseguir lo imposible para hacerse oir.
Pienso que si los recursos se encaminaran más hacia la investigación, sobre todo en lo que a enfermedades raras se trata, nuestros pequeños y no tan pequeños,, no sufrirían el calvario de hospitalizaciones innecesarias que padecen.
Futbolistas de élite, pilotos de formula 1, de motos. Unos tanto y otros tan poco. Mi medida de las cantidades ya no es la medida que usa la inmensa mayoria de la gente. Si se habla de cantidades grandes pienso en inversiones para investigación, en complicadas cirugías cardíacas, si se habla de cantidades pequeñas, apadrinamientos, ayudas en educación..
Soy una soñadora… una loca soñadora de arreglar mundos estropeados que jamás verá sus sueños cumplidos.
Y es que uno debe pelear con la diosa de la suerte hasta para nacer pobre,, porque incluso para la pobreza y la miseria hay grados.
Decididamente estoy y soy como una cabra.

14 comentarios:

Mei dijo...

Bueno...Rosa...Ya somos dos cabras...y mucho me temo que hay más por ahí...¿verdad?...Louis Buiton???dices??? Y quién es ese...???
Ya somos dos cabras...creo...

Ana dijo...

Tres cabras Rosa

Concha dijo...

Y otra mas

mis fotografías dijo...

Por aquí hay otra como una cabra, de horóscopo y de pensamientos muchas veces también.

Huro dijo...

Ojala en este mundo hubiese más madres como tu, más soñadoras y como no más cabras.
Una cabrita más. Huro

Ester dijo...

no estás como una cabra...y eres normal....y si no todas ls demás también somos cabrasy anormales....


Un besote, Ester

Alicia dijo...

Cariño, no hace falta estar como una cabra para ser monotema en las conversaciones, yo también lo soy o lo estoy, creo que ya te he comentado que mi hija mayor me dice, mamá vives en una secta (verde) y a mucha honra.
Tampoco soy capaz de llevar una "conversación) sobre los programas de la tele, los pseudofamosos o famosos de pacotilla, prefiero ver boquitas de piñon y ojitos rasgados.

biquiños animosos.

Hasta ser cuatro dijo...

Ains rosa, aqui tienes a una perro protectora con cada imagen de un menor que tiene en la cabeza, que sueña con que le toca la primitiva para poder salir corriendo ayudar a muchos que necesitan un par de monedas...

Y tambien me siento como una cabra, porque nadie me entiende, y claro esta que pertenezco a una secta, el ser madre de corazon..

Si alguna vez encuentras la llave para ver ese mundo, pasame la mano que me voy contigo...

besos
isa

l dijo...

Pues aqui una mona, que por eso no para, y en lugar de ir de arbol en arbol va de página web a página web, escribiendo por aquí y por allá y llorando y sufriendo por muchos. Y que voy a hacerle, a estas alturas de la vida me gusto y mucho. Las ventajas de internet es poder "juntarse" con otros que piensan como una.
Leo.
Y echo a la primitiva todas las semanas, pero no para cambiar de coche,...., si no para salir corriendo a por un par de chavalazos a los que les tengo echado un ojo.

Travets dijo...

Ya ves que no estás sola, que somos muchas madres cabras que pensamos y vivimos como tú. No podremos arreglar tanto estropicio, pero alguna pieza suelta pondremos bien y será nuestro orgullo, nuestra felicidad.
Un abrazo,
Esther

Anónimo dijo...

Rosa, no cariño no estás como una cabra, es que te juntas con otras que sí lo están, no somos nosotras las raras lo son ellas.. Diariamente veo caritas en este ordenador a las que me gustaría abrazar fuerte fuerte, y tambié pienso en que si me tocara la lotería....sería para cambiar de casa, pero a una más grande para que me cogieran más hijos y lo del hospital y las ayudas a orfanatos y a los niños y, y, y.....

Besos de otra cabra de signo.

Yolanda - Badajoz

María dijo...

apunta otra más!!

yo también, cuando oigo hablar de q esa casa cuesta tanto,el fichaje de fulanito otro tanto, menganita q se gasta tropecientos euros para bañarse con agua mineral........y suma y sigue lo primero q pienso es.Joder con al de niños q podrían salvarse con ese dinero, operaciones, orfanatos, leches, papillas.......
q asco!!

un super abrazo de cabra ;-)

Helena dijo...

Vivan las cabras!!!

Laura dijo...

No eres una loca, Rosa, eres una mujer maravillosa. En realidad eres tú la normal y no las demás... Un beso muy grande