viernes, 16 de septiembre de 2011

PASAJE VERDE

Quiero hacerlo. Llevo tantos años empapándome de verde que es de justicia que haga esta entrada. Hace nada leí en facebook el comentario de un papá adoptivo en china que , ante una imagen de un bebé con labio leporino sin operar, expresaba que dicha imagen le parecía GROTESCA.
Grotesco es algo de mal gusto, lo dice el diccionario elemental que Natalia tiene en su escritorio,, desde el cual escribo estas líneas.
Natalia y Marta van los sábados a natación, y la piscina a la que van es una piscina adaptada para discapacitados, con personal especializado,,, etc. Me pregunto qué pensaría ese padre ante el panorama que vemos semana a semana,, con niños con parálisis cerebral de varios grados, autismos, síndrome de asperger… Seguro que él no ve lo mismo que yo,, porque yo solo veo padres abnegados y llenos de cariño y dedicación hacia sus hijos. Jamás ninguna de mis hijas me ha hecho un comentario negativo hacia ellos. Me han preguntado y yo he respondido.
Los niños que nacen con discapacidad tienen los mismos derechos que cualquier otro niño.
Hace años encontré en internet una historia que cambió mi visión de la maternidad y de la adopción. Yo ya había tenido mis primeros contactos con niñas adoptadas en china de necesidades especiales. Algo se estaba encendiendo dentro de mi,, y con una llama intensa.
Seguro que ya muchas conocéis la historia de Levi (Saving Levi),, pero para los que no, os la resumiré. En una zona rural y muy pobre de china, en medio de un campo un bebé llora. Muchos campesinos lo oyen, pero ninguno quiere hacerse cargo,, saben lo que está pasando.
Uno de esos campesinos no soporta ese llanto angustioso. Es un bebé de 7 semanas con el 70% del cuerpo quemado. Lo recoge y lo lleva a la policía. Los agentes lo llevan al orfanato donde, recientemente, se han instalado unos americanos para colaborar con ellos. Se lo llevan al hospital, tiene muy pocas posibilidades…si sobrevive.
Os ruego que veáis este video en facebook
http://www.youtube.com/watch?v=f4IcbehvrRI
Hay otros tres videos que relatan también su historia.
Historia como otras muchas, que a lo largo de estos años, han hecho mella en mi.
Posiblemente haya gente que todavía sienta más miedo ante estas imágenes,,, pero si consiguiera que una sola sintiera que es posible,, habrá valido la pena.
Porque siempre vale la pena.. sólo hace falta ver la imagen de Levi,, amputado, si,, pero con una sonrisa en la cara,, y feliz.
¿Cuántos de vosotros piensan que la historia de Levi es grotesca?
Desde entonces, creo que no ha pasado ni un solo dia en mi vida, que no sienta esa llamada. Incluso dentro de mi duelo, creo que todavía no he hecho todo lo que puedo hacer, ni yo ni mi familia,, que gracias a que es como es,, puedo seguir pensando en que todavía es posible.
Los hijos de Pasaje Verde se suben al tren de las familias que tiran de ellos con mucha fuerza. Y no siempre son el vagon de va detrás,, a veces se convierten en la locomotora que une y alienta a toda la familia.
Los hijos de Pasaje Verde te acercan a una dimensión de la vida mucho más humana. Y aunque la mayoria de las veces peleamos solos ante los elementos,, esa lucha es la que nos hace buscar en la victoria,, la mejor de las recompensas que no es otra que la felicidad de nuestros hijos.

No busques belleza, ni inteligencia, busca felicidad.

7 comentarios:

Reyes dijo...

Rosa, no sabes cómo te agradezco esta entrada. No estás sola en esto, hay muchas mamás y papás que pensamos y sentimos como tú. Gracias por haber acercado a tu hijo a nuestras vidas. Lo hemos querido mucho y también su ejemplo nos llena de fortaleza.
Un abrazo.
Reyes, mamá de Julia Meijing y el verde verdísimo José Aijun.

María dijo...

Me ha encantado tu entrada.
A mi se me quedó grabada una frase que leí por ahí "los niños de pasaje verde son simplemente eso, Niños", y es que me parece tan cierta.

un abrazo enorme.
María, madre de Lucía Aixiao y de Irene ZhongQi(q sin saberlo descubrimos q era "verde" ;) )

Anónimo dijo...

Preciosa entra Rosa y que razón tienes.Besos de Nieves la mamá de Ismael Yang un precioso pasajito de labio leporino al que si Dios quiere iremos a recoger muy pronto.

cuadernoderetazos dijo...

Me ha gustado tu entrada.

A veces el día a día, las obligaciones, las pequeñas dificultades nos nublan la vista. Y se se nos olvida el BUSCA LA FELICIDAD.
Un abrazo
Itsaso

Ana dijo...

Gracias Rosa. A veces olvidamos y tu hoy me hiciste recordar
Ana

Anónimo dijo...

Muchas gracias por tus palabras.
Un abrazo,
Esther, David, Farners PeiHong, Fiona i Txell LuDi

Opiniones incorrectas dijo...

La historia de Levi es bellísima.